686 millones de euros. Ese es el importe total de las nuevas operaciones de crédito al consumo del pasado mes de abril, teniendo en consideración los créditos de más de un año de duración y menos de cinco. Este dato supone el más alto desde que comenzara la crisis económica en julio de 2008 con la quiebra de Lehman Brothers. La cantidad de nuevo crédito al consumo concedido solo ha superado esa marca una vez desde entonces, en diciembre de 2013.

Es evidente que todos los bancos han decidido hacer una seria apuesta por este producto, prioridad estratégica desde hace meses cuando los tipos de interés en hipotecas y crédito a empresas alcanzaron sus mínimos históricos. Según las previsiones económicas, el negocio del crédito al consumo seguirá creciendo como consecuencia de la recuperación económica y el consecuente aumento del consumo privado, motor de crecimiento en nuestro país.

Además, y más allá de las cifras globales de negocio, el crédito al consumo es más barato. El tipo de interés medio en las nuevas operaciones del mes de abril quedó en 8,92%, lo que supone una reducción de 103 puntos básicos en un año. Siendo este además el menor tipo de interés efectivo sin incluir comisiones conocido desde 2012.